【腐向け】神 無 月 の 巫 女 EDパロ【手書き遊☆戯☆王】 

⊛ Source ⊛

⊛ Source ⊛

⊛ Source ⊛

taranantya:

(c) Breaking free by HerzAs (DeviantART)

tags:
#Kurai

Dead idiota… siempre tengo que dar la cara por tu culpa.
Aprende ya a enfrentar a la gente tú solo.

amarantines:

redwolf00:

本獏

本田が持ってきたAVを獏良の家で見る事に。

本田がキスよりも先に体験してしまったものとは。

damn

⊛ Source ⊛

neobakura:

ディアバウンドラゴン☆

⊛ Source ⊛

⊛ Source ⊛

心変わり?

Source Unknown.

tags:
#RP
#thewoeking

image

¿Hikari? ¿desde cuando yo digo eso? A lo mucho me refería a Ryou como “yadonushi”.

Jum… ni yo estoy tan obsesionado con ese susodicho “Reino de las Sombras” ¿qué acaso no saben que esa es una forma muy sutil de decir que los maté? pero claaro, no pueden estar por ahí diciéndole eso a los niños que juegan Duelo de Monstruos, porque sería demasiado traumático para sus mentecitas~

¿Y desde cuándo el kaichou es tan irreflexivo para negarse tanto a la realidad? Es un genio en toda la extensión de la palabra, aunque no me guste reconocerlo. Su juicio no sería tan obtuso como para negarse a nuevos conocimientos e ideas.

Y ni hablar de Omote Yuugi…

image

Ahora recuerdo por qué siempre he tenido problemas para relacionarme.

tags:
#Delusiones
#Fanfic
#BL
#NSFW
21 Solacer -【Delusions】

Tan frío y aún así tan agradable sensación es la de la brisa fresca con olor a sal, en medio de esa profunda oscuridad que marca la incertidumbre entre los cielos y las aguas. Aspiro el enervante aroma de ese escenario, de esa inmensidad, dejándome llenar por completo de una calma inusitada, volviéndome uno con la noche. Las olas vienen y van arrastrando la arena entre mis pies con esa sensación de cosquillas tan particular y al apuntar la mirada hacia el horizonte, me doy cuenta de que el amanecer se aproxima. 

La verdad es que ni siquiera pude encarar a Ludwig, aún teniendo todos los hechos presentes tan irrefutables, pero no tenía ya ninguna importancia. No deseaba saber nada más de él ni de los remanentes de mi vida a su lado. Siendo yo quien era, realmente cometía un error gravísimo permaneciendo a su lado, obligándome a vivir una vida común, ignorando la malicia en mi interior. 

Es verdad que yo estaba torcido. 

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • •


—¿Por qué me trajiste a la playa?

Mientras más permanecía junto a este hombre, menos lo comprendía. No hablaba mucho, pero no era por ello aburrido y sólo acentuaba su aura de misterio.

—¿No te gusta?
—No me disgusta —mi vista se mantuvo fija en el amanecer haciendo jirones de colores pastel en ese vasto cielo sobre el mar. Estaba frío pero no era intenso como para volverse desagradable, y la sensación de la arena bajo mis pies descalzos me hacían reafirmar mi nueva libertad— pero eso no responde mi pregunta.

—Es mejor que estemos lejos, por ahora.

Me echó una mirada breve pero severa, como recriminándome dejarme llevar por mis impulsos al pensar en asesinar a Ludwig. Pese a ello me pareció que Koji estaba bastante consciente de lo que yo era capaz, pero no por eso mostraba la menor pizca de miedo o precaución para con mi persona.

Distraer mis pensamientos destrozados; sí… eso era lo que necesitaba. Aunque tenía muchas preguntas que ansiaban respuesta —como desde cuándo este hombre me conocía o por qué aseguraba amarme— debía dejar de darle vueltas a esos momentos dolorosos.

No acababa de creer toda esa basura del doppelkern, ¿pero qué más podía hacer si ya nada parecía tener sentido?

En esos instantes le dije a Koji que me esperara y él asintió sin chistar. Supe que me miraba cuando me adentré a las aguas del mar porque sentía su mirada fuerte sobre mí, lo cual ya lejos de molestarme, me llenaba de una sensación agradable; me sentía tomado en cuenta, a diferencia de… No, ya era suficiente de hacer esas comparaciones; si iba a olvidarme de mi pasado, tenía que empezar desechando esas estúpidas comparaciones nostálgicas.

Llamé a Koji en una voz suave que de algún modo logró escuchar; seguía detrás de mí con ese gesto impasible, cuando comenzó a acercarse ante la mención de su nombre, extendiéndome los brazos. Me acerqué a él en una reacción que se sintió sumamente normal, dejándome refugiar en ese abrazo cálido.

“Aún así no significa nada”, fue lo que quise decirle pero guardé silencio, desde el camino de la playa hasta el cuarto de la suite que Koji había pagado anticipadamente, donde finalmente estuvimos a solas, lejos de cualquier mirada furtiva, aunque yo sabía que estar en una habitación, sólo con este hombre podría ser peligroso y no estaba dispuesto a bajar la guardia.

—No vas a lograr nada —le reproché mientras permanecía cerca de la puerta, viéndole con frialdad, más repuesto de lo sucedido. Di algunos pasos para sentarme en la pequeña sala de la suite, con un toque arrogante, casi burlón en mi lenguaje corporal— ¿Crees que porque me mostraste todo esto y me sacaste de ahí, correré a tus brazos para consolarme?

Esperaba una reacción de molestia o al menos una palabra, pero no obtuve nada de eso; en cambio lo vi acostarse en la cama con un gesto inexplicablemente feliz, casi como un niño y tal acción capturó por completo mi atención.

—Actúas como si nunca hubieras estado en un hotel —le dije ciertamente contagiado por sus ánimos. Él me miró con una sonrisa invitándome a recostarme a su lado así que acepté al darme cuenta de que no tenía por qué sentirme amenazado por él— Y dime… —no giré la cabeza para verlo, sino que mantuve la mirada en el techo bellamente adornado al estilo barroco —¿a quién tuviste que matar para pagar algo así?

—A mis hermanos —respondió con tanta seriedad que por unos segundos en verdad le creí pero su risa posterior lo delató— en realidad soy cantante.

—¿Cantante? —volteé a ver su rostro con escrutinio, tratando de recordar si había visto su rostro en alguna parte, pero en realidad nunca había sido asiduo a la música, así que de cualquier modo no habría podido ubicarlo— si eres cantante, canta algo para mí.

Realmente no me esperaba que mi petición fuera escuchada, siendo tomado por sorpresa en el momento que Koji me abrazó contra su cuerpo y comenzó a cantar suavemente a mi oído lo que sonaba a una canción romántica, que en realidad no tenía nada de “lindo”

Ningyou no you ni atsukatteageru. Ne wo dojite. 
Kodomotachi wa eien wo shinjiterukedo, 
Genjitsu wa ikarechimatta yoru ni karera wo kuruwaseru. 
Shitteruyo. motometeita mono subete wa kyokou.

Mis ojos se abrieron de par en par, ya que yo entendía a la perfección esas palabras en japonés. Un intenso escalofrío me recorrió toda la espalda y entre aquella posición sólo pude alcanzar a ver la sonrisa de Koji mostrando un par de colmillos.

Sólo había sido… ¿atrapado nuevamente?

Trataré contigo justo como una muñeca. Sólo cierra tus ojos.
Los niños creen en la eternidad, pero
En la situación actual, la locura de la noche los vuelve locos.
Lo sé de antemano. Las cosas que deseas. Es solo tu imaginación.